»

Mar 28

Print this Post

Documental: RCC Así empezó todo..!!

LogoJubileoEnhnced2

ASI EMPEZÓ TODO

Espíritu de Dios, renueva tus maravillas en nuestros días, como en un nuevo Pentecostés. Concédele a tu Iglesia que, siendo una en oración constante con María, Madre de Jesús, y siguiendo el mandato del Santo Pedro, se propague el reinado de Nuestro Divino Salvador, el reinado de la verdad, y justicia, el reinado del amor y la paz. Amén.” (Oración del Papa San Juan XXIII al dar inicio al Concilio Vaticano II)

En Octubre de 1962, después de pedir que se “abrieran las puertas del Vaticano para permitir la entrada de una nueva corriente de aire fresco y renovador”, el Papa San Juan XXIII, el Papa Bueno, dio por iniciado el Concilio Ecuménico Vaticano II, con el objetivo de proporcionar a la Iglesia Católica una apertura de diálogo con el mundo moderno, actualizando la vida de la Iglesia, con un nuevo lenguaje conciliatorio frente a los problemas actuales y pasados. El Concilio concluyó el 8 de Diciembre de 1965, Día de la Inmaculada Concepción. Y fue tan solo tres meses después, en Febrero de 1967, como parte de esa corriente de aire fresco que penetró en la Iglesia Católica e hizo renovar la acción del Santo Espíritu de Dios, que “empezó todo” en la Universidad Católica de Duquesne, en Pittsburgh, Pennsylvania.

La Universidad de Duquesne, fué fundada en 1878 por religiosos católicos de la Congregación del Santo Espíritu, y se llamó inicialmente Pittsburgh Catholic College; su nombre completo es Universidad de Duquesne del Santo Espíritu. Y no por coincidencia, sino por “Diosidencia”, los hechos ocurrieron en una Casa de Retiro, propiedad de la Universidad, conocida como “El Arca y la Paloma”, la primera una alusión directa al Arca de Noé, desde donde Dios, después del Diluvió “renovó” la faz de la tierra y, la segunda, la Paloma, el símbolo por excelencia del Espíritu Santo de Dios.

Nos relata Patti Gallagher Mansfield, una del grupo de jóvenes universitarios que vivieron el extraordinario milagro ese fin de semana del 17 de febrero de 1967, autora del libro “As By a New Pentecost’ (“Como Un Nuevo Pentecostés”), que un grupo de estudiantes de Duquesne, de ambos sexos, habían decidido reunirse ese fin de semana para compartir y dialogar acerca del poder del Espíritu Santo sobre los apóstoles después de la muerte de Jesús. En preparación para su reunión leyeron y meditaron el Libro de Los Hechos de los Apóstoles, y la novela de David Wilkerson “La Cruz y el Puñal”, publicada en 1962, la que trata acerca del ministerio de un pastor evangélico entre las pandillas de New York y de la conversión de muchos de sus miembros, por la inspiración del Espíritu Santo, liberándolos de la drogadicción, la violencia y el sexo.

La autora nos cuenta con mucha sencillez y franqueza que el Bautismo en el Espíritu empezó a ser recibido en la década de los años 50, entre grupos Episcopales, Luteranos, Presbiterianos y miembros de otras denominaciones cristianas, conocidos como “neo-pentecostales” Y en la Iglesia Católica, como respuesta a la plegaria del Papa San Juan XXIII, se empezó a vivir la misma experiencia de la renovación del Espíritu de Dios a partir de la década de los años 60, después de iniciado el Concilio Vaticano II.

A mediados de esa misma década, comenzaron a formarse grupos de oración en universidades católicas en Estados Unidos, incluyendo a Notre Dame y Duquesne. Durante sus diálogos, el líder de uno de los grupos de Duquesne mencionó la necesidad constante de reafirmar los votos del Bautismo y la Confirmación, para poder estar más abiertos a la acción del Espíritu Santo. El sábado 18 de Febrero de 1967 por la noche, cada uno de los aproximadamente veinticinco jóvenes asistentes al Retiro, recibió el Bautismo en el Espíritu. Las oraciones empezaron a fluir de los labios de todos y, en las palabras de uno de ellos: era como una voz dentro de nosotros; más grande que cualquiera de nosotros. Y así fue como ese fin de semana dejó de ser más que un “buen fin de semana”, y se convirtió para los participantes, en una experiencia que cambió para siempre sus vidas. Este fue el primer evento conocido públicamente en el que un grupo de católicos, en tiempos contemporáneos, experimentaron el Bautismo en el Espíritu, junto con la manifestación de los Dones del Espíritu, la que hasta el día de hoy se sigue propagando y creciendo.

En Marzo del mismo año, un grupo compuesto por los mismos jóvenes que habían recibido el Bautismo en el Espíritu el mes anterior, y otros que se les habían agregado, se reunieron para orar con miembros de organizaciones cristianas de varias denominaciones y al finalizar la sesión, la gran mayoría de los jóvenes católicos asistentes recibieron el Don de Lenguas. Todos dejaron claro que seguirían siendo miembros de la Iglesia Católica. Después de esto, los grupos de oración proliferaron aún más en centros universitarios católicos, inicialmente en el Este y Medio-Este del país, y de allí se difundió rápidamente la buena nueva acerca “del fuego que estaba haciendo arder” los Campus de las universidades católicas”, trascendiendo también a comunidades laicas católicas.

Y así empezó todo, porque, un grupo de jóvenes católicos se atrevieron a orar con Fe pidiendo un Nuevo Pentecostés, y el Espíritu de Dios se los concedió.

¡Gloria a Dios!

Miami, 27 de Marzo, 2017

Por: William Wong

Permanent link to this article: http://www.renovacioncarismaticamiami.com/rcc-asi-empezo-todo/